Mi buscador

viernes, 19 de febrero de 2010

Entrenamiento básico del actor y la actriz (Meses 4; 5 y 6)



En estos tres meses trabajaremos sobre tres tópicos principales: La plasticidad del movimiento; la contención y el control. El objetivo principal para estas sesiones de entrenamiento es sensibilizar nuestro cuerpo y paralelamente conocer, educar y dominar nuestro instrumento para qué sea más expresivo, para que responda a cualquier sensación interna de nuestro espíritu de una manera controlada y bella en el más amplio sentido.

Mes 4, La Plasticidad del Movimiento

“El movimiento y la acción, qué nacen en los recovecos del alma y siguen una estructura interna, son esenciales para los verdaderos artistas en el drama, el ballet o cualquier otra forma de arte teatral o plástico” Konstantín Stanislavsky

Vamos a tratar de atacar el movimiento plástico desde dos frentes; el físico y el espiritual ¿Por qué el físico? Pues por qué es necesario tener un aparato físico bien desarrollado y entrenado para poder intentar darle vida a un personaje en el mejor de los casos, y para poder aguantar las horas de ensayo, las horas de función y o las horas de grabación en locación sin sufrir quebrantamientos físicos en el transcurso de nuestro trabajo, en el peor de los casos.

¿Por qué el espíritu? Por qué toda acción externa no es más qué la proyección física de una acción interna o un sentimiento. Cómo dice el maestro Stanislavsky, el movimiento y la acción de un verdadero artista nacen en los recovecos del alma y debe ser así siempre.

Iniciamos con la acostumbrada rutina de calentamiento, a esta altura ya deberíamos tener un mejor manejo de nuestra respiración, de nuestro cuerpo y de nuestra mente y lo recomendable sería aumentar el grado de dificultad de los ejercicios, ya sea aumentando las repeticiones y o el número de series de los mismos en el caso de las rutinas físicas y la intensidad o el tiempo en el caso de las rutinas mentales.

Ejercicio uno; Desplazamiento: Duración 10 minutos. Procedimiento: Con la ayuda de alguna música (Tratar de qué la música no sea la misma en cada sesión) voy a tenderme en el suelo y lentamente voy a mover mi cuerpo sin desplazarme, tratando de qué los movimientos sean constantes y suaves. Una vez que haya explorado el movimiento en todo mi cuerpo; voy a empezar a desplazarme por el espacio, buscando diferentes puntos de contacto con la superficie por la cual me desplazo, sería bueno contar con niveles como: Sillas, bancos, escaleras, cuerdas sujetas al techo; cubetas llenas de agua; etc, para poder generar el mayor número de impulsos subconscientes. Unos dos minutos antes de finalizar el ejercicio voy a estar completamente erguido y trataré de desplazarme en líneas rectas variando la velocidad drásticamente entre desplazamiento y desplazamiento, por ejemplo; si realizo un desplazamiento rápido el próximo lo haré en cámara lenta, el próximo corriendo, el próximo normal y así sucesivamente.

Ejercicio dos; La Gota de Mercurio: Duración 4 minutos. Procedimiento: Imaginemos que en nuestra mano tenemos una gota de mercurio, la tenemos en nuestra palma y desde ahí la voy a trasladar por todo mi cuerpo, para esto debo mover mi cuerpo de manera qué la gota se mueva por pura gravedad. Es un ejercicio muy divertido y relajante y si se ejecuta con verdad y el Sí Mágico nos recompensará con una plasticidad de movimiento grande, qué nos hará sentirnos cómodos en la escena.

Ejercicio tres; balance: Duración dos minutos (Un minuto cada pierna) Procedimiento: De pie apóyense primero con el hombro y lado derecho, contra un poste o el marco de una puerta. Este apoyo es necesario para mantener una posición vertical fija. Evita que el cuerpo se incline en cualquier dirección. Habiendo así fijado una posición vertical para el torso, echen todo su peso con firmeza sobre la pierna cercana al poste o marco de la puerta. Pónganse ligeramente de puntillas y muevan la otra pierna, con la rodilla sin flexionar, primero hacia delante y luego hacia atrás. Al hacerlo, intenten llevarla a un ángulo recto en ambos sentidos. Al principio debe hacerse esto durante muy poco tiempo y en movimientos muy lentos, aumentando luego la duración para que se vayan ejercitando todos los músculos correspondientes. Por supuesto, no puede llegarse inmediatamente al límite; hay que hacerlo gradualmente y de forma sistemática. Cuando hayan hecho este ejercicio, supongamos con la pierna derecha, dense la vuelta y hagan lo mismo y de la misma forma con la izquierda. Y tengan cuidado de que, al extender la pierna, el pie no quede en ángulo recto con respecto a ella, sino que esté extendido en la misma dirección de la pierna; en punta como dicen en danza.

Ejercicio cuatro; ritmo: Duración 4 minutos. Procedimiento: Ahora voy a trabajar el movimiento con respecto a un compás musical, escojan tres pistas musicales; una con un compás lento, otra con un compás normal y la última con algún compás acelerado, sería bueno hacer una mezcla de las tres músicas en una sola pista, pegando pedazos de cada una con diferentes duraciones. Lo qué voy a hacer es lo siguiente; pongo la música y me voy a mover libremente al ritmo de la misma, cada vez qué haya un cambio de ritmo; trataré de hacer lo mismo con mi movimiento corporal, al principio es bueno hacer el movimiento libremente, pero luego sería bueno seleccionar movimientos y hacer una pequeña coreografía, para trabajar un poco la memoria corporal.

Ejercicio cinco; Estatua: Duración 5 minutos. Procedimiento: Hemos estado trabajando sobre la continuidad del movimiento físico, qué debe responder a un sentido o sentimiento interior del movimiento de la energía en nosotros mismos y en el espacio. Ahora vamos a cortar repentinamente el flujo de energía y vamos a acabar en una pose inmóvil, al principio en el primer instante va a ser solo eso una pose, pero voy a permitir que mi subconsciente trabaje para dar una base interna de verdad a esa pose. OK, es así entonces: relajadamente me desplazo por el espacio con alguna señal prefijada (Música; alarma; señal de algún compañero; etc.) me detengo y congelo la acción, entonces dejo que mi cuerpo se llene de esa acción congelada y le permito a mi subconsciente elaborar una base de verdad para justificar esa pose, posiblemente voy a tener que corregir mi posición levemente y está permitido un pequeño cambio de apoyo o posición de cualquier parte de mi cuerpo para darle verdad a esa estatua, puede ser simplemente fruncir el entrecejo, esbozar una sonrisa o doblar un dedo, pero van a ver como ese pequeño cambio de movimiento puede generar todo un estado interno emocional. Es esa verdad interna qué justifica un movimiento lo que estamos buscando y encontrar eso es hallar oro puro.

Meses 5 y 6, Contención y control

“El arte comienza con el toque más tenue” Briulov.
El pasado mes trabajamos en la plasticidad del movimiento, se le dio bastante énfasis a la parte física, pusimos en forma nuestros músculos y nervios y los desarrollamos, les dimos amplitud, y es necesario qué realizar ejercicios de este tipo se convierta en un hábito en nuestra vida. A partir de este momento nos enfocaremos en tratar de ubicar en nosotros mismos ese toqué tenue donde se inicia el verdadero trabajo artístico.

Para lograr lo anterior se necesita ser y estar en escena y no solamente actuar como si fuéramos. Actuar como si es fácil y lo vemos a cada rato al ir al teatro o al cine. Pero ser y estar requiere de sensibilidad; intuición; concentración y compromiso y solo lo logramos ver unas cuantas veces, pero cuando lo hacemos se produce una experiencia sensorial y algo de la vida del personaje y del actor qué vemos interpretar ese personaje se queda con nosotros, ese algo es la chispa de la vida, esa vida se convierte en un recuerdo qué estará con nosotros por siempre. Eso es arte.

Propongo una serie de ejercicios qué pretenden sensibilizarnos, actuar en el vacío, paso a paso, aceptando cada momento como nuevo aunque hayamos transitado por él decenas de veces.

Igual qué siempre, iniciaremos nuestra sesión con la rutina de calentamiento. Vamos a seleccionar un espacio neutro para nuestro trabajo de estos dos meses, por ahora será uno pequeño, digamos un metro cuadrado, podemos marcarlo, con tiza o utilizar una alfombra para qué nos quede bien claro los límites de nuestro espacio creativo. Ok ya lo tenemos, ahora sí lo voy a admirar por un momento desde fuera, aún no me introduzco en él ¿Listos? A partir de este momento cuando ponga un pie en mi espacio voy a ser totalmente consciente de mi entorno interno y externo, ya no puedo permitirme ser de cualquier manera, ahora soy super consiente de todo lo qué sucede a mi alrededor en mi espacio, soy digamos como un soldado que cuida su fuerte, voy a estar alerta en mi espacio al menos durante 5 minutos seguidos concentrando toda mi atención en lo que sucede. Voy a suprimir cualquier pensamiento que no se relacione con lo que estoy viviendo en este momento, todo mi cuerpo, ojo Todo mi cuerpo va estar atento a lo qué sucede, no racionalizo nada solo reacciono y acciono, eso será todo por el momento. Ahora me voy sentar y relajar en ese espacio pero siempre alerta, ojo Alerta con tensión natural, No Alerta estresado. Me siento respiro profundo y disfruto con todo mi cuerpo estar ahí en mi espacio creativo, esto lo haré durante al menos 5 minutos.

Ahora salgo de mi espacio creativo, estoy en el espacio de cualquier manera de la vida diaria y me permito ser de cualquier manera ¿Cómo se sienten? Verdad qué ese pequeño espacio demarcado en el piso a cobrado una dimensión diferente, como de respeto, casi tiene un valor sagrado y también es posible que sientas que cuando estás en el espacio no marcado; en el espacio de cualquier manera te empieces a mirar críticamente y subjetivamente empezarás a evitar ser de cualquier manera y buscarás un equilibrio y una sensibilización hacia tu exterior físico y tu interior espiritual. Es increíble el nivel de conciencia que logramos con este pequeño ejercicio de sensibilización. Bueno a partir de está sesión y durante los próximos dos meses voy a irle agregando un metro cuadrado a mi espacio haciéndolo mas grande cada vez, esto aumentará la dificultad pero también nuestra concentración y nivel de sensibilidad.

Siguiente ejercicio, este lo haremos cada cuatro sesiones qué realicemos el anterior. Dejá en el suelo la primera marca qué pusiste para tu espacio creativo, entrás a tu espacio y vas a decir un texto qué te cause mucha emoción, que te guste mucho, puede ser un poema; una canción; un cuento, etc, lo que querás. Dejá qué toda tu emoción salga, tu cuerpo puede moverse libremente en ese pequeño espacio, utilizá al máximo tus recursos corporales. Listo, ahora vas a poner una silla en el centro de ese pequeño espacio, te sentás en ella y volvés a decir tu texto sin levantarte de la silla ¿Listo? Bien, ahora permanecés sentado en la silla, pero vas a poner tus manos debajo de tus piernas de manera que no las podás mover para nada, ahora vas decir el texto con toda la fuerza y emoción posible ¿Qué sucedió? ¿Cómo te sentiste en cada una de las veces qué dijiste el texto? Ok, el objetivo de este ejercicio es enseñarte a estar atento a tus impulsos y controlarlos, hay muchos impulsos qué aunque son verdaderos no contribuyen a la ejecución de tu personaje si no más bien lo ensucian y lo esconden detrás de tus propios gestos hechos de cualquier manera, cómo vos sos en la vida diaria. Hay que estar sensible a los impulsos siempre, pero tenés que tener el suficiente control y contención para usar los qué en verdad colaboren con la forma artística del personaje y eliminar los qué lo borren o ensucien. En un primer acercamiento es bueno y debe ser así siempre dar todo, expresar todo lo qué siento y volcarlo en acciones físicas, pero luego viene el trabajo del artista qué es el de seleccionar su material, por lo tanto entre más impulsos sientan es mejor y exprésenlos, no se contengan; de esta manera tendrán mucho material pero luego seleccionen lo mejor y denle acabado.

En el teatro es mas visible este proceso de limpieza del gesto y selección de acciones, ya qué hay un periodo de ensayos suficientemente largo qué permite hacer este trabajo, en el cine en cambio la mayoría de las veces hay solo uno o dos ensayos antes de grabar la escena y no hay secuencia de tiempo lo qué hace qué no tengás una perspectiva tan certera como en el teatro de la evolución del personaje, casi qué tenés qué lograr el mejor acabado posible desde la primera toma, entonces hacer estos ejercicios regularmente te permitirán desarrollar la sensibilidad y la técnica necesarias para qué subconscientemente estés preparado para lograrlo.

Bueno para finalizar un tercer ejercicio meramente físico, o más bien una recomendación: dediquen al menos unos 15 minutos en hacer algo de acrobacia; telas; rutinas de circo; clown; etc. Proximamente estaré subiendo un material de acrobacia con un experto en la materia Esteban Corrales, quien es actor y acróbata. Pero por ahora practique cosas simples como hacer rollos; pararse de manos; equilibrio en la barra, o consígase tres bolas de tenis y pruebe hacer malabares. Lo anterior por dos motivos, el primero para qué se relaje después de haber realizado los ejercicios de espacio creativo, qué tienden a ser muy agotadores mentalmente, ya qué aunque para todos los seres vivos es algo natural ser sensibles y estar alertas con su entorno y no representa ningún trabajo extra o intelectual, en el caso de los seres humanos y principalmente los adultos hemos perdido esa capacidad de interactuar con nuestro entorno y con nosotros mismos de manera natural debido a la gran importancia qué nos han enseñado a darle a la racionalizacón y del miedo que sentimos ante el vacio. Tenemos una necesidad enseñada que nos dice que cada cosa debe estar bajo control y eso mata la intuición, la frescura y la capacidad de sorprendernos. Elementos tan necesarios en cualquier arte. Los ejercicios de acrobacia nos relajaran y contribuirán con el objetivo de sensibilizar nuestro instrumento.

Por último quiero compartirles algunos pensamientos del director Peter Brook; sobre este tema.

Para que las intenciones de un actor sean totalmente claras, con una tensión intelectual, unos sentimientos verdaderos y un cuerpo equilibrado, los tres elementos .pensamiento, emoción y cuerpo- deben estar en perfecta armonía. Solo entonces el actor cumplirá el requisito de ser más intenso en un corto intervalo de tiempo de lo que es en su casa.

Cuando nuestros actores realizan ejercicios acrobáticos, lo hacen para desarrollar su sensibilidad y no sus habilidades acrobáticas. Un actor que no realiza jamás ningún ejercicio actúa de los hombros para arriba. Sensible significa qué el actor está en contacto con todo su cuerpo en todo momento.

¿Cuáles son los elementos que perturban el espacio interior? Uno de ellos es la racionalización excesiva ¿Por qué insiste uno en preparar las cosas de antemano?


Fuentes: La construcción del personaje, Konstantín S. Stanislavsky
La puerta abierta y El espacio vacío, Peter Brook.

Fotografía: LosDespiertos; talleres de actuación.

Video realizado en un taller de dirección de actores, impartido por Ishtar Yasin Gutiérrez


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario