Mi buscador

lunes, 30 de noviembre de 2009

Parte 7 de "Entrenamiento actoral" por Eric Morris

Hola gente, esta parte es buenísima por qué vienen los ejercicios de SER. Son cortos y la mayoría de ellos se pueden hacer en cualquier lugar, solos o grupalmente. Hay que fijarse la meta de hacerlos todos los días al menos 10 minutos en total. Bueno aquí los dejo, que los disfruten y aprovechen. Si alguien quiere sacar un tema relacionado a la interpretación, deje el comentario y nos hacemos un buen foro. EJERCICIOS PARA SER 1. – Inventario Personal I Es un monólogo del fluir de la conciencia debe hacerse en voz baja, de manera que sólo uno pueda oírse. Uno se pregunta: ¿Cómo me siento?, entonces expresa sus sentimientos y continúa repitiendo la preguntas. Hacerlo durante dos minutos como mínimo y diez como máximo, tantas veces al día como sea posible. Se puede hacer en el supermercado, en el auto, en un restaurante esperado a un amigo, en cualquier lado. Durante el ejercicio, habrá cosas que interfieran, interrumpan o llamen la atención . Se deben incorporar verbalmente estas cosas al monólogo. Por ejemplo: “¿Cómo me siento? Acabo de aclarar mi garganta, preparándome para el ejercicio. Me siento obligado a hacerlo. Tomando aliento, ¿Cómo me siento? Mis ojos vagan por la habitación. Me siento ansioso, un poco tenso en el pecho. Oigo el canto de un pájaro en la ventana. ¿Cómo me siento? Estoy excitado por el trabajo que conseguí hoy, me siento preocupado por tener que empezar a trabajar allí. ¿Cómo me siento? Me siento – uh- trabado. No sé como me siento. Estoy ansioso porque no sé cómo me siento. ¡Así me siento! ¡Ansioso! Tomando aliento. Siento mi estómago flojo. Tendría que perder un poco de peso. Me siento un poco más en contacto con mis sentimientos, un poco menos ansioso. Comienzo a sentir una pequeña excitación... me pregunto de dónde viene. ¿Cómo me siento? Me siento mejor, etc.” El Inventario Personal, si se practica regularmente, permite entrar en contacto con lo que se siente, y entrena para expresar todo lo que sucede momento a momento. No todas las expresiones son verbales; pueden ser vocales, tales como sonidos o gritos. Alivia tensiones y favorece el estado de SER. -------------------------------------------------------------------------------- 2.- El SER Personal Es un buen ejercicio para hacer después del Inventario Personal. No es necesario continuar con el proceso de preguntarse uno cómo se siente. Simplemente se debe SER. Permitir todo lo que uno siente y expresarlo vocal, verbal y físicamente. Reconocer e incorporar todos los obstáculos que surjan. Si, por ejemplo, uno comienza a criticar la autenticidad de los impulsos y esto empieza a interferir en la expresión, entonces se debe incorporar esta crítica, seguida por cualquier impulso verdadero que aparezca. Tratar de encontrar su brecha personal entre la obligación y el impulso. Lo sorprendente de este proceso es que una expresión da lugar a la siguiente y ésta a otra, hasta que el fluir de la realidad surge espontáneamente. Este ejercicio puede hacerse sentado, parado, tendido en cualquier posición. Simplemente uno debe permitirse sentir y expresar todo lo que le sucede. Permítase hacer lo que siente, no lo que piensa que debería hacer. Para ideas adicionales sobre este ejercicio, consúltese en este capítulo, el diálogo grabado entre E.J. y yo. -------------------------------------------------------------------------------- 3.- Inventario Personal II El ejercicio del Inventario Personal anteriormente descripto es una de las mejores maneras de empezar a preocuparse por lo que pasa en el interior de uno mismo. Debe hacerse muchas veces al día. El debe adquirir el hábito de descubrir lo que se siente en cualquier momento dado; hacer un inventario de cómo lo afectan a uno los objetos interiores exteriores, animados inanimados. Como dijimos antes, debe hacerse en voz baja, pregunto ¿Cómo me siento? . Se puede agregar a continuación ¿Cómo me siento por tal cosa? Una vez contestada la pregunta “¿Cómo me siento?”, la próxima debe ser “ ¿Estoy expresando cómo me siento, y si no es así, por qué?”. Esta es una pregunta importante porque impide que el ejercicio se transforme en una gimnasia cerebral. Lo transforma en una vigorosa experiencia de aprendizaje. Si su respuesta es “No, no estoy expresando cómo me siento”, entonces pregúntese “¿Qué puedo hacer para expresarlo?”. “¿Cómo puedo ayudarme a expresar mis sentimientos sin temor a las consecuencias?”. Por ejemplo, “Siento ganas de pegarle una trompada en la nariz”. “Bueno, esto traería consecuencias para el bienestar de otra persona y para el mío, también “. Cuando las consecuencias son demasiado grandes, uno reconoce el deseo de pegar y elige, conscientemente, el no hacerlo. La elección nunca es tan opresora como la supresión. Cuando uno se pregunta, “¿Estoy expresando cómo me siento, y si no es así, por qué?”, el por qué es lo más importante. El por qué permite conocer las cosas que impiden SER. “Porque tengo miedo de lo que piensen de mí”. Si esa es la respuesta que surge, uno logra conectarse con eso como problema. “Porque no quiero que piensen que soy menos que lo que quiero que vean”. Una vez encontrada la respuesta al por qué, entonces uno trata de expresar todo lo que puede. Se comienza a reconocer la totalidad de las emociones. Nadie tiene derecho a negarle a uno lo que siente. Uno se conecta con la totalidad de lo que siente. Y no siempre es lindo. No siempre es bueno, social o cortés con respecto a los demás. A veces uno ama y da, y ama a alguien que no ama ni da, y uno se siente disconforme. De esta manera, uno entra en contacto con la evidencia de que no nos ama. Cuando uno se pone reglas sobre qué debe sentir, esas reglas se trasladan a la escena o a la cámara. Se trasladan porque las reglas son las condiciones bajo las cuales se vive. Esto no significa que no debe transformarse en un animal, y golpear a la gente en la cabeza o robar en el supermercado. No es para nada lo que queremos significar. Hay un cierto nivel de moralidad en el cual se vive. Pero todo el mundo tiene derecho a ser uno mismo, y creo que los actores tienen derecho especial, ya que los sentimientos son sus armas de trabajo. -------------------------------------------------------------------------------- 4.- Yo Soy, Yo Quiero, Yo Necesito, Yo Siento Se hace en voz alta, a la manera de un fluir de la conciencia, pero muy rápidamente, para no tener la oportunidad de reflexionar o premeditar lo que se dice. El propósito es sorprenderse con lo que surge. Se comienza cada oración con una de las cuatro sentencias, no necesariamente en ese orden. Por ejemplo: “Quiero hacer este ejercicio... Estoy tenso... Necesito estar bien... Necesito ser visto... Me siento autoconciente... Siento mis dedos... Necesito dinero... Soy lo que soy... Me siento tonto... Soy lo que soy... Quiero reír... Necesito amor... Quiero saber quien soy... Me siento pleno... Necesito espacio... Estoy escapándole a las cosas... Estoy mirando el piso...” Este ejercicio está destinado a canalizar los impulsos bajo la forma de “Yo soy, yo quiero, yo necesito, yo siento”. Cuando se responde a una línea concreta de auto cuestionamiento, las preocupaciones por la realidad inmediata se hacen más claras. El elemento fundamental es la impulsividad de la respuesta. Si uno se da tiempo para pensar la respuesta, el espacio se llena inmediatamente con los pensamientos condicionados, y no con el sentimiento real. Es importante recordar que si uno está “en blanco “, debe decirse la primera cosa que venga a la mente, no importa que parezca ilógica o sin sentido. Debe repetirse “Yo soy... yo quiero... yo necesito... yo siento... muchas veces. -------------------------------------------------------------------------------- 5.- ¿Qué quiero? El objetivo de este ejercicio es descubrir lo que uno quiere aquí y ahora, pero también en el sentido más amplio. Este ejercicio difiere del anterior porque no se hace impulsivamente. El objetivo es descubrir la vida subyacente de cada uno. El énfasis está puesto en una visión más intelectual y filosófica de lo que uno quiere en la vida. Es necesario comenzar desde un estadio de “aquí y ahora “para lograr una corriente fluida y evitar la tendencia a la pesadumbre. El ejercicio se hace como el Inventario Personal, pero con la pregunta: “¿Qué quiero?” en lugar de “¿Cómo me siento?”. Por ejemplo: “¿Qué quiero?” Quiero descubrir qué quiero. ¿Qué quiero? Quiero ser más feliz. Quiero trabajar más. Quiero ser bueno. Quiero que la gente me respete. ¿Qué quiero? Quiero no preocuparme por esas cosas. Quiero el éxito. Si se desea, se puede unir este ejercicio al Inventario Personal, en lugar de hacerlos separadamente. -------------------------------------------------------------------------------- El propósito del “Método” es lograr una realidad orgánica en escena. Toda la realidad escénica se crea desde la realidad interior del actor, desde sus propias experiencias de vida. El “Método” y su técnicas están estructurados para este fin; sin embargo, el sistema no le dice al actor cómo lograrlo. Ya que toda la gente es diferente y tiene problemas que son únicos, ningún sistema formulado puede funcionar igual para todos. Esta investigación sólo ofrece al actor la búsqueda y los medios para encontrarse a uno mismo y lograr un estado de SER, o sea un ESTADO DE SER UNO MISMO, TOTALMENTE. SER es el elemento primero y básico para todo proceso creativo. Una vez que el actor llega a su realidad, a la verdad, su verdad, en este momento y en este lugar, entonces está listo para transformar esa verdad en lo que requiera el personaje. SER no es un estado que se logra inmediatamente; es una forma de vida que requiere mucho trabajo y experimentación. Además de ingredientes imprescindibles como el talento y un compromiso como artista, se debe tener CORAJE. Uno debe estar preparado para arriesgar y muchas veces sufrir las consecuencias de las propias acciones, mantener la individualidad y fijar los objetivos, de vida y de trabajo. Debe recordarse que nadie en el mundo ha contribuido con cosas definitivas sin arriesgar y, a menudo, provocando resentimientos y controversias. Con frecuencia, vida y actuación son cosas totalmente separadas, pero no debe ser así. Estos ejercicios y los que se describirán más adelante. Intentan transformarse en armas que permitan la total correspondencia entre uno mismo y su trabajo. Cuando uno logra realmente SER, cada parte de uno lo reconoce. El sentimiento es inequívoco. Si se realiza el trabajo, se practican diariamente estos ejercicios y se los hace parte de la propia vida, se experimentará este estado mágico de SER. Los resultados del trabajo están llenos de sorpresas y recompensas inesperadas.
video

jueves, 19 de noviembre de 2009

Sexta parte Entrenamiento actoral



La semana pasada conversando con una querida amiga sobre actuación nos preguntamos cuál sería la técnica ideal a seguir para alguien que estuviera interesado en aprender, estudiar o perfeccionar el arte de la interpretación. Discutimos sobre varios sistemas qué pensamos son los ideales, sin embargo me parece a mi qué en realidad todo se trata de SER. Un gran artista decía que La Inspiración y El Arte están En el Subconsciente. Pienso qué en esta afirmación es donde reside el punto principal del arte de la interpretación, se trata de analizar las características principales de un personaje, buscar situaciones análogas de nuestra vida ya sea física o mental, situarnos en las condiciones dadas, usar el Sí mágico y lanzarse a jugar y divertirse, dejarse llevar por el desequilibrio que produce el conflicto. Pero para lograr esto lo primero que debemos lograr en la escena es ubicarnos en el estado de SER. Y es lógico si nos ponemos a pensar qué las acciones más importantes de nuestra vida las maneja el subconsciente, cómo= Respirar, la frecuencia cardiaca, el sueño, el crecimiento etc. En la vida cotidiana somos excelentes actores, el problema inicia cuándo nos subimos al escenario, llegamos a la locación, set, etc. En ese momento dejamos de ser y le entregamos el control de todos nuestros impulsos al consciente o lo que es lo mismo a nuestra mente racional, tarea extremadamente complicada para un organo limitado, qué idealmente debería trabajar resolviendo problemas pequeños. Tratamos de controlar y predeterminar las acciones, sentimientos, impulsos propios y los de nuestros compañeros de escena y si algo se sale de esta vida predeterminada y por lo tanto falsa se nos cae la inspiración; si se le puede llamar así a eso. Para crear vida debe existir algo de vida. Entonces en realidad el problema de actuar es actuar. Aquí es dónde cobra importancia la técnica, si se utiliza como un elemento o una herramienta que nos permita entrar en ese estado de SER. La técnica es tan necesaria para un actor que inicia cómo los rodines qué utiliza un niño cuando aprende a manejar bicicleta, una vez qué aprende ya no los necesita más. La o las técnicas necesarias para un actor o actriz son aquellas que ponen su instrumento a punto y le permiten llegar a SER en escena, también son valiosas cuando por alguna razón dejas de SER en escena y te permiten volver a mantener tu atención en el juego escénico. Las técnicas son un calentamiento, después todo se trata de jugar pero jugar siendo, estando, sintiendo, recibiendo y dando. Así que cualquier técnica o metodo es bueno si es un medio para llegar a..., lo que nunca debe ser es un fin, desgraciadamente eso es lo qué vemos en muchos escenarios y pantallas de nuestro medio.

Bueno mucha hablada, aquí les dejo la parte 6 de Entrenamiento Actoral; por Eric Morris. Coincidentemente en esta entrega Morris habla del estado del SER, así qué él lo explica de una manera apasionante y convincente, por qué cómo dice el dicho= Al que no quiere caldo, 2 tazas.

Para ver la parte seis puedes pinchar el el siguiente enlace http://www.teatro.meti2.com.ar/ o puedes leerla aquí directamente.

DIFERENTES MOMENTOS DE SER
COMO TE MUEVES EN EL MUNDO ES COMO TE MUEVES EN ESCENA

Cuando se ha alcanzado un estado de SER,
lo que significa SER donde uno está en ese momento, aquí y ahora, incorporando todo lo que pasa, entonces, uno está listo para actuar.

La palabra "actuar"
significa ir, desde el estado de SER personal, al estado de SER que requiere el papel.

Por ejemplo, el presente estado de SER es:
"Me siento flojo, deprimido, pesado, mirando por la ventana, un poco cansado", pero la obligación emocional del papel requiere un estado de excitación y alegría, de euforia.

El personaje en la obra acaba de lograr algo y se encuentra muy entusiasmado por eso.
Entonces, uno debe encontrar el camino para ir desde el estado de SER personal, donde uno se encuentra, a ese estado de SER.
A veces, las necesidades del papel son totalmente opuestas a lo que sentimos, lo que significa un esfuerzo terrible.
Muchos actores fracasan porque tratan de saltar de aquí a allí con un solo paso.
Uno debe realizar muchos pasos intermedios para ir de la depresión a la alegría.

Usando los estímulos disponibles
o trabajando con objetos imaginarios, uno trata de encontrar la forma de estar menos deprimido y algo más alegre.
Uno puede mirar cosas en la habitación que lo hagan sentir mejor.
Puede crear cierta persona en la habitación que lo haga sentir feliz.
Una vez que se ha logrado un cierto grado de alegría, uno está listo para transformar este estado intermedio, aunque sea con otros objetos, y trabajar buscando un mayor nivel de alegría.

Progresivamente,
uno va permitiendo que un estado dé lugar a otro.
A veces, el estado de SER desde el cual se parte es tan poderoso que es muy difícil transformarlo.
En esos momentos, uno se da cuenta qué importante es conocer íntegramente su instrumento, tener un gran repertorio de recursos y la habilidad para utilizarlos, y así llegar adonde se desea.
Esta capacidad se logra con un gran esfuerzo y una práctica diaria.
Cuando uno realmente está SIENDO, un estado conduce al siguiente y lo condiciona, como muchos colores que corren juntos y se mezclan, hasta que el estado de SER siguiente se transforma en el color dominante.

Hemos visto
que muchos actores que están riéndose en un momento y, abruptamente, se detienen y vemos la tristeza.
Eso se llama técnica impuesta, un síntoma de "antirrealidad".
En la vida, un momento conduce a otro y ambos se mezclan.
En la escena, esto no sucede si no se está SIENDO.
Uno debe comenzar con la totalidad de su SER, porque no se puede crear vida en escena o cumplir con las necesidades escénicas, si primero no se tiene una vida que continúa.
Uno no puede crear vida desde la ausencia de vida.

Hay un proceso natural
de respuesta antes los hechos.

Este proceso es:
estímulo-
efecto-
respuesta-
expresión.

Primero uno ve, oye, toca, huele o siente algo.
Eso es el estímulo.
Eso produce un efecto en uno.
El instrumento responde a ese efecto.
Entonces se expresa esa respuesta.
El proceso completo se cumple en fracciones de segundo, una y otra vez, ininterrumpidamente.
Si uno está trabajando desde el SER, este proceso natural sigue sin interferencias.

SER produce
estímulo -
efecto -
respuesta -
expresión, -

estímulo-
efecto -
respuesta -
expresión - ,

estímulo-
efecto -
respuesta-
expresión.

El actor que premedita su comportamiento produce un cortocircuito.
Está tan atento en ejecutar su plan que los estímulos no le llegan.
O si le llegan, está tan comprometido con sus conceptos intelectuales, que no lo afectan.
Si está preocupado por simular un efecto,

¿qué podrá afectarlo realmente?

O puede suceder que esté afectado por algo que sucede en escena por ejemplo, su compañera se pintó las mejillas por primera vez esta noche).
En ese caso, tampoco se permite responder, pues trata de imponer el comportamiento preconcebido.
Interrumpe el proceso natural de vida, porque no incorpora su respuesta ante las mejillas maquilladas.
Si sus respuestas son premeditadas, no puede responder con lo que realmente siente.
En lugar de continuar con una respuesta orgánica, la expresión se empobrece.
De esta manera, una mentira origina una reacción en cadena, hasta que la falta de verdad es absoluta.

Cuando el actor interrumpe el proceso natural
asumiendo determinadas conductas, imponiéndose actitudes, "actuando", crea lo que llamamos "quiebres" en el instrumento.

Existen todo tipo de quiebres -
vocales,
emocionales,
físicos,
intelectuales
varios combinados.

El SER elimina la posibilidad de quiebres,
y si se producen, el mismo SER los corrige.
Aún cuando el actor logre el estado de SER y funciones orgánicamente, pueden existir limitaciones en el área interior o expresiva en las cuales debe trabajar para lograr un SER más completo y colorido.

Por ejemplo,
los actores que son tímidos y calmos, son, a menudo, extremadamente imaginativos y afectivos, pero incapaces de expresarlo.

Del otro lado de la moneda,
están los llamados extrovertidos, los exhibicionistas que parecen llenos de expresividad, pero que pueden no ser imaginativos o sensibles.

Este tipo de actores necesitan reforzar el área interior, hacer ejercicios que se relacionan con su vulnerabilidad.

Cualesquiera sean los problemas del actor
(y todos los tenemos en las etapas del desarrollo), SER es el grado cero.
Implícitos en SER están todos los impulsos, los problemas y los colores infinitos del arco iris emocional.
Negar uno solo de los elementos del SER, disminuye su total contribución al artista.
Los ejercicios siguientes están relacionados directamente con SER. Aunque algunos tienen más de un objetivo, es conveniente comenzar con ellos, ya que todos están destinados especialmente a ayudarte a SER.

video

martes, 10 de noviembre de 2009

Quinta parte del artículo: Entrenamiento Actoral




Bueno aquí está la parte cinco de: "Entrenamiento Actoral por Eric Morris"
Sin más los dejo con el artículo, ¡Ah! les recomiendo que vean el video "Bigamia de los objetos inanimados" de La Manija Producciones, aquí les dejo el enlace: http://www.youtube.com/watch?v=zmdh115Ptlw

SER EN RELACIÓN CON EL TRABAJO ESCÉNICO
ES EN EL INCONSCIENTE EN DONDE HABITA EL TALENTO

La escena:
La clase para profesionales en el estudio actoral de Eric Morris. Connie y Danny acaban de finalizar una escena.
Han explicado lo que estuvieron trabajando y ahora esperan la crítica.
Connie es una actriz experimentada de alrededor de cuarenta años, y hace su primera escena en clase hoy.
Danny es un joven actor que ha sido alumno de la de la clase durante dos años y medio.

En este momento, está agitado e insatisfecho con el trabajo.
Eric: ¿Cómo te sientes, Connie?
Connie: Me siento bien.
Eric: ¿Cómo te sientes, Danny?
Danny: Ay, Dios, Eric, me siento molesto.
Eric: Está bien. (se vuelve hacia la clase) Bueno, ¿quieren decir algo?

Comentarios de los actores durante media hora.
La mayoría son críticas constructivas.
Parte del desarrollo actoral depende de la capacidad para percibir y analizar el proceso de trabajo)

John:
Bueno, fue una primera escena bastante buena.
Quiero decir, no es fácil levantarse y hacer la primera escena.
Estoy hablando de Connie. Lo que realmente sentí de su trabajo, Eric, es que era demasiado general.
(El protocolo de la clase exige que se le hable al actor a través de Eric. La crítica directa a menudo provoca una conversación en dos direcciones que puede llevar a actitudes defensivas y entonces se pierden los puntos a tratar)
Ella dijo que "personalizó" a su hermana, pero yo no vi eso.
¿Cómo lo trabajó?
Dijo que tuvo la "intención" de seducir a Danny, pero, por lo que pude ver, estuvo demasiado ocupada en sí misma como para ni siquiera mirarlo.
No vi ninguna relación entre ellos.
Y sus textos, bueno, sonaron exactamente como textos, no como una conversación.
En cuanto a Danny, me gustó bastante lo que hizo.
Creo que tiene tendencia a hacerse demasiado problema por sí mismo.
Critica lo que está haciendo, en lugar de permitirse hacerlo.
Es demasiado duro consigo.
Pero debo decir que veo que progresa más y más cada vez que hace una escena aquí.

Savannah:
No concuerdo con John en lo que se refiere a Connie.
Dios mío, vi una hermosa sensibilidad subyacente.
No quiero que Connie se vaya esta noche sin saber que siento que ella es muy especial.
Vi momentos de una real necesidad y soledad que, bueno, realmente me llegaron.
Estoy de acuerdo con John en que debe aprender a trabajar en una dirección específica, pero veamos qué es capaz de hacer durante el trabajo aquí.
Connie, eres maravillosa.
Y Danny, por Dios,
¿vas a darte libertad en algún momento?
Todo ese autocastigo, realmente me cansa.
No necesitas hacerlo más.
Todo está ahí.
(Sigue el comentario de casi catorce alumnos y entonces Eric hace su crítica).

Eric:
Connie, sé exactamente cómo trabajas desde que vi esta escena.
Sé que es pomposo decirlo.
No vi todo lo que has hecho, pero sé cómo trabajas.
Ahora bien:
te ha llevado "X" número de años conseguir ser tan buena como lo eres en lo que haces.
¿No es verdad?
¿Estamos de acuerdo?

Connie:
Sí, he trabajado mucho.

Eric:
Se nota.
Y no es un mal trabajo.
Es bueno.
Quiero decir, si alguien hubiera entrado de la calle y visto tu trabajo en esa escena, no hubiera dicho que era un mal trabajo.
No diría que esa chIca no puede actuar.
Nadie en su sano juicio lo diría.
No fue un gran trabajo, pero tampoco fue malo.
Representa un tipo de entrenamiento y fue realmente profesional.
Y llevó "X" número de años conseguirlo.
Si tomas "X" número de años y dices "Okey, voy a aprender Stanislavsky , Strasberg, Uta Hagen, Eric Morris, Stella Adler, cualquiera.
Voy a aprender esa técnica".
A es igual a B, a C o a D.
Ninguno de ellos significa nada, a menos que tengas una tela sobre la cual pintar.
Yo puedo entrar aquí y decir:
"Acabo de inventar las pinturas al aceite más importantes conocidas por el hombre.
¡Nadie ha visto pinturas iguales!
Pero, ¿dónde las utilizarás?
Necesitas conseguir una tela.
La tela eres tú.
Tu tela es SER.
Si hubieras hecho algo más en estos años, te hubieras comportado de otra manera esta noche.
Si el 90% de tu tiempo lo hubieras empleado en SER, en aprender a SER, descubriendo quién eres y qué cosas te mueven, y el 10% en el "sistema" , técnica, o cómo lo llames , hubiera sido una proporción adecuada.
Un idiota puede aprender la técnica de actuación en seis meses.
No es difícil.
Es muy simple.
Lo que es difícil, lo que se interpone en el camino, son los obstáculos para SER, o sea nuestros preconceptos teatrales, sociales y emocionales.
Por eso es que tenemos ejercicios como Yo Permito, Yo Dejo, Yo Acepto, Invención Personal, etc.
Lo más importante no es un problema actoral.
Es un problema de vida.
Lo que no te permitas sentir fuera de aquí tampoco te lo permitirás sentir en escena.
No puedes hacer una separación entre la vida afuera y la vida en escena.
No puedes salir de aquí hoy y pensar que te estás enfrentando a un problema actoral.
Te estás enfrentando a un problema de vida.
No hay nada que no puedas hacer en escena, yo prefiero ir al teatro y descubrir a un actor por su coraje, por su riesgo, que presenciar un desempeño convencional, estático y predecible.
Me gusta ir a ver Tennessee Williams y ver un segundo actor que, de repente, parezca Arthur Miller.
Esto es mejor que ver Williams de la manera que lo hace todo el mundo.
Trata de trabajar haciéndote preguntas sensoriales permanentemente, deja que tus sentidos respondan, y comprométete totalmente en el proceso, hasta que ese proceso produzca algún fruto en tu comportamiento.
Incorpora todo lo que sucede.
No hay actuación en la actuación;
cuando estás actuando, no estás siendo.
Estoy tan seguro como que estoy sentado en esta silla, Connie, que si verdaderamente haces este trabajo, todo lo que desees en escena te sucederá.

Danny, estoy de acuerdo con la mayoría de los comentarios sobre tus problemas. Pude ver que los tienes.
Pude ver que gran parte de tu comportamiento en escena se debe a la frustración de no poder dejar en libertad las cosas que sentiste.
Está bien tener problemas, si surge vida de ellos.
Había una diferencia entre lo que sentías y lo que pensabas debía ser la escena.
Incluiste parcialmente lo que te estaba sucediendo y, debido a esa inclusión parcial, hubo momentos interesantes e impredecibles.

Pero en lugar de dejarte llevar por los problemas y que las palabras surgieran totalmente de esa vida, criticabas tu incapacidad para cumplir con los preconceptos que tenías de la escena. No lo hiciste verbalmente, pero pude ver esas críticas.

Si las hubieras utilizado, en lugar de ponerlas entre paréntesis, se hubieran incorporado a la vida del personaje, y ya que, e cualquier manera, el personaje también está lleno de problemas y frustraciones, hubieran actuado a favor tuyo y no en contra.
Estás más cerca de SER que Connie porque vi más de Danny, y quiero hacer una aclaración importante al respecto.
Y es que, como le dije a Connie, si alguien hubiera entrado en la clase y visto el trabajo, hubiera notado un gran contraste entre tu trabajo y el de Connie.
Ella era lisa, pulcra, realmente profesional, mientras que tú eras errático, lleno de problemas, algo hasta antisocial en tu exclusión del público.
Oscilante. Tu trabajo era oscilante y el de ella era uniforme.
Estoy segurO que un observador hubiera pensado que ella estaba trabajando bien como actriz pero tú no.
Hemos aprendido a aceptar actuaciones rígidas.
Vemos trabajos pulcros en TV, cine o teatro y eso es lo que aprendimos a pretender de una actuación.
Pero cuando un actor está trabajando honesta y orgánicamente, es cualquier cosa menos uniforme.
Hasta puede parecer "no profesional", sin técnica, indisciplinado, sin entrenamiento.
Este estado de SER que deseamos alcanzar aquí es, a menudo, ridículo, porque los medios de aproximación son no convencionales.
Sin embargo, cuando uno está trabajando totalmente desde el SER, hasta los críticos más severos del "Método" se sorprenden, porque los resultados son de cualquier tipo, menos convencionales.
Uno está verdaderamente creando vida en escena, y la gente no es uniforme en la vida. Son oscilantes, impredecibles, y a menudo olvidan lo que iban a decir.
Ese es el tipo de realidad que, como actores, debemos crear en escena.
Del Diario de Joan, 1972:
Combate contra los obstáculos para SER

Miércoles 5 de Julio: ...
Hice parte de mi obra en la clase de Eric y después, mi amiga Emilie, que vino a observarme, dijo que lloro demasiado y que eso no está de acuerdo con el personaje de Bissie.
Eric está dirigiéndome, pero no quiere darme pautas sobre el personaje.
Quiere que descubra lo que tengo de común con Bissie y que lo exprese.
Emilie sostiene que mis lágrimas constantes se deben a que yo me juzgo demasiado severamente, y piensa que esa actitud de autocastigo es negativa porque me impide experimentar realmente la realidad de lo que siento.
Dijo que debería ser más benigna conmigo misma, estar orgullosa de lo que estoy haciendo y aceptar todo lo que soy porque "todo es todo".
Muchas veces Eric me ha dicho lo mismo: que "intelectualizo" mientras represento, y que mis juicios internos me impiden SER.
Emilie es bailarina.
Su disciplina difiere de la nuestra, pero sus juicios concuerdan con los de Eric.
Estoy decidida a cambiar estos esquemas...

Sábado 29 de Julio:...
Durante tres semanas, Eric ha estado afuera filmando.
He utilizado el tiempo libre en practicar mi nuevo hábito de SER.
Quiero eliminar mi autocrítica negativa.
Por eso, durante estas tres semanas, me he dado todos los gustos.
Me compré un estereo.
Tomé champagne y comí pastel de peras con algunos amigos.
Hice el amor.
Pasé gratos momentos con mi hija en la playa.
A cada momento, una voz interior me decía:
"No deberías estar perdiendo el tiempo. Deberías estar trabajando. No seas necia. ¿Por qué estás haciendo esto? ¿Por qué hiciste eso?"
Deliberadamente, no la oí y seguí viviendo...

Martes 1 de Agosto: ...
No trabajé en mi obra hoy, pero en lugar de torturarme por eso, me tiré en el sofá y me puse el estereo a todo volumen.
En mi cabeza, sentía de voz de Eric que decía:
"¡Permitir! ¡Conceder! ¡Aceptar! ¡Incorporar!" al ritmo de la música.
Me hizo reír.
Me fui a dormir a las 10:00 y me desperté a las 2:30 de la mañana con una sensación de trabajo inconcluso.
Me levanté, me lavé los dientes, hice té y comencé a trabajar en la obra.

Miércoles 2 de Agosto: ...
Primer ensayo con Eric desde su regreso.
Me dijo que vio algo que no había visto antes en mí, una alegría y una falta de crítica. Entonces le hablé de estas tres semanas practicando el "No juicio", y me dijo que, indudablemente, ya se estaban viendo los resultados en mi actuación.
Dijo que mi conducta en escena era más espontánea y variada que antes. Había más creatividad...

jueves, 5 de noviembre de 2009

Parte IV

Hola, bueno aquí está la parte 4, es simple pero certera; cómo deben ser las cosas en el arte, por eso decía un famoso pintor: "El arte está en el toque mas tenue, en el trazo más simple" Todavía no veo comentarios... SI SE COMIENZA CON UN PIZARRÓN VACÍO, SE PUEDE ESCRIBIR EN ÉL CUALQUIER COSA. Del Diario de Joan, 1970: Primer contacto con el SER Estudié varios años con dos de los mejores profesores de actuación del país, Sanford Meisner y Lee Strasberg. Era una alumna aplicada, dedicada al método que me enseñaban. Sandy y Lee enseñan en forma totalmente opuesta, pero comparten la creencia de que no forma parte del entrenamiento profesional el exponer ante la clase los problemas personales o hablar de la vida privada. Dicen cosas tales como: "No nos hable de eso"... "Es demasiado personal..." "Debe tratar de no estar ansioso". "No nos hable de su problema. Lo distraerá". Durante años, mi trabajo se mantuvo en un nivel académico. Era laborioso pero impersonal, y se veía la técnica. Cuando entré por primera vez a las clases de Eric, me molestó la falta de privacidad. Actores hablando de sus padres con detalles íntimos, gritando, aullando, y llenando el aires con sus olores, actores sentados en un círculo mientras cada uno contaba, lo que le fuera más difícil revelar. Me pareció un asilo de insanos. Era terrible. Pensé que si revelaba mis secretos y los exponía al público, perdería para siempre mis escasos tesoros y entonces mi actuación sería aún más vacía y estéril. Pero Eric me dijo: "Eso es basura mística. ¿Qué eres, una actriz de una sola posibilidad? ¿Una actriz de tres posibilidades? ¡Tu vida está llena de experiencias! ¡Eres rica en posibilidades! Supe, interiormente, que había encontrado lo que necesitaba en este tipo de entrenamiento. Y lo hice. Y rápido. Encontré la conexión con mí misma. Todos esos sentimientos personales y fantasías que habían permanecido al margen de mi trabajo comenzaron a fluir. Los escasos recursos que había estado utilizando una y otra vez se multiplicaron. Las técnicas que había aprendido - improvisación, memoria sensorial, personalización, memoria emotiva- se hicieron más específicas y personales, porque realmente podía servirme de ellas para mejorar mi trabajo, y paradójicamente , mientras adquiría más habilidad, menos se veía la técnica, lo que prueba lo que Eric dice a menudo: "La técnica está destinada a hacerse desaparecer ella misma"
video