Mi buscador

jueves, 5 de noviembre de 2009

Parte IV

Hola, bueno aquí está la parte 4, es simple pero certera; cómo deben ser las cosas en el arte, por eso decía un famoso pintor: "El arte está en el toque mas tenue, en el trazo más simple" Todavía no veo comentarios... SI SE COMIENZA CON UN PIZARRÓN VACÍO, SE PUEDE ESCRIBIR EN ÉL CUALQUIER COSA. Del Diario de Joan, 1970: Primer contacto con el SER Estudié varios años con dos de los mejores profesores de actuación del país, Sanford Meisner y Lee Strasberg. Era una alumna aplicada, dedicada al método que me enseñaban. Sandy y Lee enseñan en forma totalmente opuesta, pero comparten la creencia de que no forma parte del entrenamiento profesional el exponer ante la clase los problemas personales o hablar de la vida privada. Dicen cosas tales como: "No nos hable de eso"... "Es demasiado personal..." "Debe tratar de no estar ansioso". "No nos hable de su problema. Lo distraerá". Durante años, mi trabajo se mantuvo en un nivel académico. Era laborioso pero impersonal, y se veía la técnica. Cuando entré por primera vez a las clases de Eric, me molestó la falta de privacidad. Actores hablando de sus padres con detalles íntimos, gritando, aullando, y llenando el aires con sus olores, actores sentados en un círculo mientras cada uno contaba, lo que le fuera más difícil revelar. Me pareció un asilo de insanos. Era terrible. Pensé que si revelaba mis secretos y los exponía al público, perdería para siempre mis escasos tesoros y entonces mi actuación sería aún más vacía y estéril. Pero Eric me dijo: "Eso es basura mística. ¿Qué eres, una actriz de una sola posibilidad? ¿Una actriz de tres posibilidades? ¡Tu vida está llena de experiencias! ¡Eres rica en posibilidades! Supe, interiormente, que había encontrado lo que necesitaba en este tipo de entrenamiento. Y lo hice. Y rápido. Encontré la conexión con mí misma. Todos esos sentimientos personales y fantasías que habían permanecido al margen de mi trabajo comenzaron a fluir. Los escasos recursos que había estado utilizando una y otra vez se multiplicaron. Las técnicas que había aprendido - improvisación, memoria sensorial, personalización, memoria emotiva- se hicieron más específicas y personales, porque realmente podía servirme de ellas para mejorar mi trabajo, y paradójicamente , mientras adquiría más habilidad, menos se veía la técnica, lo que prueba lo que Eric dice a menudo: "La técnica está destinada a hacerse desaparecer ella misma"
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario